Nunca llovió que no escampara


tormenta

Ayer escuché la frase que da título a este post.  Llegó en buen momento.

Un buen recordatorio de que nunca hay que perder la esperanza ni la confianza porque todo pasa…  No hay mal que cien años dure, ni cuerpo que lo aguante…

Toda tormenta, por muy terrible que sea, termina por escampar.  Podrá ocultar el sol temporalmente, pero éste sigue allí, esperando…  Y volverá a brillar desde lo más alto.

Recuérdalo en tus momentos más grises y oscuros.  Te ayudará a superarlos.

Anuncios

Un comentario en “Nunca llovió que no escampara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s