Compasión en un mundo con corazón de piedra


corazon de piedra

Hay esperanza para los corazones de piedra, y nace de la compasión.

Vivimos en un mundo que, a menudo, da miedo.  Demasiadas veces hacemos buena la afirmación de que el hombre es un lobo para el hombre.  Un lobo hambriento, podríamos añadir.  Leer, ver o escuchar las noticias puede volverse un tormento que nos hace dudar de la bondad del ser humano, de su capacidad para vivir y convivir en paz consigo mismo y con los demás.

Parece que los corazones se han endurecido hasta volverse de piedra, y que ya no hay lugar para el amor.  Encerrados en nosotros mismos, rígidos, aislados, nos convertimos en peligrosos competidores para los demás, en insensibles compañeros de jungla incapaces de velar por más interés que el más propio e inmediato.  Esos son los valores que, consciente o inconscientemente, transmitimos a nuestros cachorros: tú a lo tuyo, el resto que se preocupe por lo suyo.  Porque el que es bueno, es tonto.  Si no te preocupas tú por lo que te interesa, ¿quién lo hará?

La respuesta debería ser: todos.  Pero no lo es.  Lamentablemente, comulgamos con ruedas de molino y, heridos por las decepciones y traiciones, incluso nosotros mismos nos apuntamos al sálvese quien pueda.  Pero nos olvidamos de que si todos saltamos por la borda, el barco es seguro que se hunde.  En cambio, si trabajáramos juntos, es posible que pudiéramos viajar más rápidos, seguros y cómodos.

¿Cómo lograrlo?  Poniendo Amor donde no hay Amor, para así sacar Amor.  La auténtica compasión y preocupación por los demás es capaz de reblandecer el corazón endurecido hasta lograr que palpite de nuevo.  Porque, digamos lo que digamos, nuestro corazón -por muy duro que parezca- no es de piedra, y está hecho para amar.  Sólo necesita los cuidados adecuados.  Un abrazo, una mirada, una caricia, un lo siento, un poco de ánimo…  A veces el más pequeño de los gestos de auténtico afecto es capaz de poner de nuevo en marcha un corazón que parecía perdido para siempre.

La recuperación es posible, nuestro mundo todavía tiene esperanza.

Anuncios

Un comentario en “Compasión en un mundo con corazón de piedra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s