Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

Cuando la tragedia ahoga las palabras


detalle_manos_lagrimas_pedro_mcu.jpg_1306973099

Escribo hoy en estado de shock, con el corazón desbocado y el estómago encogido, ardiéndome de un modo doloroso e inexplicable.  Escribo todavía con la sensación de inacabable náusea que arrancó con la llamada que recibí ayer por la noche, y que todavía no ha cesado.  Me dieron una noticia inesperada, inesperable: una familia de antiguos amigos -de los que nos habíamos alejado un tanto por cuestiones de trabajo, pero de los que guardo buenos recuerdos y especial gratitud por muchos de los momentos compartidos y de las atenciones recibidas- han sido golpeados por la peor de las tragedias que uno pueda imaginar.

Ni puedo -ni quiero- repetir aquí lo sucedido, ya fue suficientemente doloroso leer el detallado artículo aparecido en la prensa.  Una infernal, sangrienta y dantesca sucesión de acontecimientos, desembocaron en el peor de los finales.  No hay persona, ni familia, que merezca vivir algo así.  No hay persona, ni familia, capaz de superar semejante tragedia.

Cuando te sitúas ante la realidad de lo inimaginable, algo se te rompe por dentro.  La fragilidad de nuestra existencia y cordura se te manifiesta con su fiera crudeza, y la falsa sensación de seguridad que habitualmente sentimos se disuelve con la rapidez de una neblina matutina.  Todo es posible, es cierto.  Pero no sólo lo bueno, también lo peor.  Y no sólo para los malos, también para los mejores.  Es importante que no lo olvidemos.

Habitualmente, ante cualquier pérdida, uno manifiesta su apoyo a la familia y los acompaña en sus momentos de dolor.  Si no es con una visita, al menos con una llamada.  En esta ocasión, un descolocado pudor impone un malinterpretable pero caritativo silencio.  Es preciso estar solo para digerir la dolorosa pérdida, injusta, irracional, antinatural e incomprensible.  No suelo quedarme sin palabras, me cuesta no saber qué decir.  Pero hoy escribo estas líneas porque necesito sacar lo que llevo dentro pero me siento incapaz, por cariño y respeto, de ponerme frente a vosotros haciéndoos revivir lo sucedido, como testigo indiscreto de vuestro dolor.

No hay palabras, no hay explicaciones, no hay sentidos que valgan ni culpas que asumir.  Lo sucedido es una auténtica locura.

Dicen que la vida sigue…  No para todos.  Quien marchó, ya se fue…  Y para quienes quedan no será fácil vivir con el recuerdo de lo sucedido.  Hay experiencias por las que el ser humano jamás debería pasar, vivencias que no deberían suceder.

Rezo por todos vosotros a ese Dios que hoy parece que se ha olvidado de quiénes sois, para que quienes se han ido descansen en paz y tiendan su cariñoso manto sobre quienes quedáis aquí, luchando contra el dolor, la pérdida y la locura.

No sé qué decir: lo siento de corazón, aquí estamos por si nos necesitáis…  No estáis solos.

La tragedia ahoga las palabras, pero aumenta el cariño y engrandece los actos de amor de quien ya no está.

Un fuerte abrazo, desde la distancia.

Anuncios

Un comentario el “Cuando la tragedia ahoga las palabras

  1. aguilartostmaster
    28 de agosto de 2016

    Hay vivencias donde las palabras dan lugar al silencio, pues nada puede hacer de ellas, algo más digerible. Sea lo que haya sucedido, guardo el silencio que nos deja en un estado de incredulidad y de un asombro incomparable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 27 de agosto de 2016 por en meditaciones y etiquetada con , , , , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: