Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

Inspiración y transpiración


inspiracion-trabajando

A todos nos gusta el éxito, el logro de nuestros objetivos.  Pero no siempre lo alcanzamos, ni coincidimos en cuál es el camino más adecuado para llegar a él.

Hay quienes aseguran que el genio es fruto de la inspiración, un regalo de las musas.  Otros, en cambio, lo vinculan con la transpiración, con la preparación, con el trabajo duro, con el esfuerzo.

No suelo ser partidario de dualismos, sino más bien de soluciones integradoras que llevan a la coincidencia de los opuestos…  También en este caso.  Mi propia experiencia me lleva a afirmar que la inspiración persigue a los que se esfuerzan, que las musas siguen el rastro de la perseverancia y que la genialidad sin constancia y método se disuelve como un azucarillo en el agua.  Que la inspiración me encuentre trabajando, decía el artista…  ¡Y qué razón tenía!

Me parece encantador cómo expresa Alî ibn Abî Tâlib esta relación -casi matrimonio- entre inspiración y transpiración: “Quien piense que obtendrá el éxito sin esfuerzo personal es un iluso; pero quien piense que lo alcanzará a base de esfuerzo personal es un arrogante”.

Halil Bárcena, en un libro que ya he recomendado en otras ocasiones y que no dejo de leer y releer como soporte de meditación y reflexión en estas silenciosas madrugadas (“Perlas Sufíes”, de Herder) apunta lo siguiente: Ciertamente, el conocimiento se adquiere tras un arduo aprendizaje, pero no es menos cierto aún que, a la postre, es el cielo quien lo concede. (…)  En la vida, esfuerzo y dádiva se entrelazan misteriosamente.  A veces es necesario cavar con ahínco, a fin de hallar agua en el fondo de un pozo; otras, el agua se ofrece gratuitamente en el camino, en forma de fuente rumorosa.  Así pues, la senda sufí transcurre entre el pozo y la fuente, la fuente y el pozo.

Vivamos, pues, así, empleando los medios humanos como si no hubiera divinos, y los divinos como si no hubiera humanos.  Preparándonos para saber descubrir y aprovechar la oportunidad, poniendo la transpiración al servicio de la inspiración con la confianza de que, este matrimonio, resulta muy fecundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 28 de septiembre de 2016 por en meditaciones y etiquetada con , , , , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: