Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

¿Por qué no?


bannister-por-que-no

Si existe una frase que nos acerca a lo imposible es ésta: ¿Por qué no?

Una pregunta preñada de confianza y esperanza, abierta a la posibilidad…  Aunque realista, capaz de aceptar las razones de la imposibilidad.

Si nadie lo ha hecho hasta ahora, ¿será porque no se puede o porque no se ha intentado del modo correcto con anterioridad?  Creo que era Julio Verne quien afirmaba que lo que unos hombres sueñan hoy, otros lo harán realidad mañana…  Y el tiempo le ha dado la razón con muchos de sus imaginativos y literarios sueños.

No tenemos que dejar de intentar de hacer algo porque nadie lo haya intentado antes, porque sea completamente nuevo o parezca imposible.  Nuevos tiempos, nuevos conocimientos, nuevas necesidades, nuevas oportunidades, nuevas ocasiones de hacer realidad lo imposible.

Álex Rovira explica en alguna de sus conferencias -y en alguno de sus libros, como La Buena Crisis- una anécdota histórica que demuestra cómo el miedo y las creencias nos pueden impedir alcanzar lo que está a nuestro alcance:

La hazaña se concretó el 6 de mayo de 1954 en el transcurso de un encuentro atlético en las pistas de Iffley Road, en Oxford (Inglaterra). Ante los incrédulos ojos de tres mil espectadores Bannister logró la victoria en la milla con un tiempo de 3:59,4, cuando siempre se había creído inhumano, imposible, correr esa distancia en menos de cuatro minutos. El mérito de Bannister es mayor teniendo en cuenta que se trataba de un estudiante de medicina que entrenó con ahínco para destruir la falsa creencia de que era imposible correr una milla en menos de cuatro minutos. Lo curioso del caso es que, una vez que Bannister supero este registro, treinta y siete atletas lo mejoraron al cabo de un año y más de trescientos al cabo de dos. Fue él quien al desmoronar una falsa creencia colectiva dio el permiso al resto de la especie para que avanzara. Cuestionado por el secreto de su record, Bannister respondio: «El camino hacia el triunfo se vuelve solitario porque la mayoría de los hombres no están dispuestos a enfrentar y vencer los obstáculos que se esconden en él. La capacidad de dar ese último paso cuando estás agotado es la cualidad que separa a los ganadores de los demás corredores».

El miedo a lo imposible nos bloquea, pero es que a menudo nos frenamos, incluso, a la hora de intentar hacer lo que otros ya lograron en el pasado.  “Es que eran grandes hombres, genios”, nos excusamos…  Y nuestra excusa se vuelve una pesada carga que nos impide lograr lo que está a nuestro alcance, convirtiéndonos en los peores enemigos de nosotros mismos.  Lo expresa con suma belleza James Allen en estos versos:

Obsérvate a ti mismo, amigo mío.

Tú posees todo aquello que grandes hombres tuvieron.

Dos brazos, dos manos, dos piernas, dos ojos

y una mente para usar, si estás despierto.

Tú eres el mismo obstáculo que has de superar.

Tú sólo has de señalar a dónde quieres ir,

el objetivo que quieres conseguir

y el sacrificio que estás dispuesto a pagar.

Coraje y valor deben venir de ti,

que toda persona marca su camino.

Obsérvate a ti mismo, amigo mío,

tú posees todo aquello que grandes hombres tuvieron.

Con el mismo equipaje, ellos empezaron.

Pon en ello, pues tu empeño y di: “Yo puedo”.

Si otros pudieron, y tienes el mismo potencial que ellos, basta con que lo trabajes para pulirlo y permitir que brille.  Si tienes menos potencial, tal vez tengas que trabajar más.  Y si tu potencial es mayor que el suyo, puede que lo logres con menos esfuerzo o que puedas llegar más allá.

Lo que es seguro es que si te preguntas “¿Por qué no?” y te pones manos a la obra, llegarás mucho más lejos de donde te encuentras hoy y -lo que parecía lejano o imposible- se convertirá en tu cotidiana realidad.

Basta esta pregunta para dar el primer paso…  El primer paso que supone el comienzo y el principio de posibilidad del más largo e ilusionante de los caminos.

Empecemos…  ¿Por qué no?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 29 de septiembre de 2016 por en meditaciones y etiquetada con , , , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: