No me gusta discutir


discutir

No me gusta discutir, no me ha gustado nunca, pero cada vez me gusta menos.  No creo que aporte nada bueno.

Puedo dialogar con alguien para, juntos, tratar de aproximarnos más a la Verdad, enriqueciéndonos mutuamente.  Pero discutir, enfrentar nuestros puntos de vista en una competición para imponerse al otro…  Tengo el personal convencimiento de que no sirve para nada, más que para alimentar el propio ego y la mala leche ajena.

¿Y la defensa de la Verdad?, alegan algunos acusándome de dejadez.  La Verdad no necesita ser defendida, es la que es y eso no lo cambia nadie.  Se muestra como evidente a quien está preparado para descubrirla tras un ropaje concreto, mientras que se vela ante quien todavía no está maduro para toparse con ella.

Yo puedo manifestar mi punto de vista, incluso de un modo apasionado porque mi expresión no nace sólo de la mente sino del corazón.  Pero puedo y debo respetar que haya quien no tenga mi misma visión, quien no comparta mi perspectiva.  Es más, si me lo dice con franqueza y apertura, puede que incluso enriquezca mi percepción con sus intuiciones y que yo pueda aportar mi grano de arena a su concepción.  Pero, en cualquier otro caso, me niego a hacer de la Verdad un objeto arrojadizo con el que dañar al otro, o un muro que nos separe.

Entiendo la discreción propia de las órdenes iniciáticas, auténtica muestra de finura espiritual donde las haya.  No todos gustamos los mismos alimentos, no a todos nos sientan bien los mismos frutos.

Tal vez por eso sea bueno seguir el consejo del marinero del Romance del Conde Arnaldos cuando afirma “yo no digo mi canción sino a quien conmigo va”.

Hay músicas para distintos oídos, canciones que hacen vibrar a unos y no a otros, sintonías que nos mueven y otras ante las que permanecemos indiferentes.

Disfrutemos de la diversidad, del color, y no tratemos de un imponer una visión unidimensional y monocroma que, no sólo resulta triste y aburrida sino que, además, no hace justicia a la realidad.

Anuncios

Un comentario en “No me gusta discutir

  1. Magnífico tu meditación. Yo cada día discuto menos. Con la mayoría de las personas no se puede ya ni hablar, es horrible. La mayoría sólo quieren imponer sus criterios sin escucharte ni dejarte hablar. Yo ya he optado ante estas personas por el silencio. Cada vez observo más y hablo menos. Me va mejor. Gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s