No dudes: sólo será posible si crees que lo es


exito

Hay algunos gurús de la New Age que, en un acto que me parece irresponsable, afirman sin rubor -y sin especificar más- que nuestra mente crea nuestra realidad.  Las simplificaciones siempre son peligrosas e injustas, además de acostumbrar a ser -también- inciertas.  ¿En serio le estás diciendo al niño de ocho años que está ingresado en la planta de oncología de un hospital público de Barcelona que está allí por su culpa, porque ha permitido que su mente cree esa realidad para él?

Cuando uno oye campanas pero no profundiza en el conocimiento de la materia de la que trata, no es raro que caiga en esperpentos de semejante calibre…  Pero es el pan nuestro de cada día y, por desgracia, siempre hay alguien que compra la teoría por insensata o insostenible que resulte.

No seré yo quien niegue el poder de la mente, no seré yo quien oculte que -en ocasiones- uno se enfrenta a cuestiones como el efecto placebo que le dejan a uno fascinado, no seré yo quien niegue que siempre me ha interesado el funcionamiento de las técnicas de visualización (lo que ahora se llama la Ley de la Atracción) o lo que el hermetismo definía como magia simpática.

Pero lamento comunicarte que no todo lo que desees con fuerza se va a hacer realidad…  Aunque sí que puedo asegurarte lo contrario: todo aquello que consideres imposible -por muy posible que resulte en realidad- se convertirá inmediatamente en inalcanzable para ti.  ¿Por qué?  Porque nuestro cerebro es comodón y sólo busca medios de lograr las cosas mientras las considera posibles.  En cuanto se plantea que se trata de un objetivo inalcanzable, deja de hacer el esfuerzo de buscar soluciones y nos ofrece -en lugar de salidas- excusas para no intentarlo.

Así que debes ir con cuidado con tus creencias.  Más te vale fomentar un sano optimismo: anímate a pensar que todo es posible.  ¿Qué puede pasar?  Que no lo sea y que estés luchando por llegar a un lugar que nunca alcanzarás.  De acuerdo.  Pero estarás más cerca, aunque no sea en la cima soñada.  Y te habrás movido, y habrás avanzado, y habrás aprendido, y habrás vivido.

La alternativa es renunciar, asumir el fracaso antes de empezar, vivir en pequeño, sin retos ni esperanzas.

Tú escoges.  Tú puedes…  O, al menos, tú puedes…  Intentarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s