Ámalo o déjalo


love job

 

Hace tiempo que vengo prestando atención a una hipótesis que, de momento, no me ha fallado: todos los fuera de serie -de cualquier sector- son personas enamoradas de lo que hacen.  De veras, fíjate y comprobaras que todos los números uno de la empresa, de la cultura, del deporte o de la investigación son personas apasionadas, movidas por una fuerza interior que va mucho más allá del mero interés económico o social.

No falla, parece que para llegar a la cima no basta con el esfuerzo, ni tan siquiera con la capacidad…  Es precisa la vocación, el encuentro de nuestros talentos naturales con una actividad profesional o empresarial que se percibe como misión, como llamada a dar lo mejor de uno mismo.

A veces, prestamos más atención al fortalecimiento de nuestras debilidades que al desarrollo de nuestros talentos, y cada vez tengo menos claro que eso sea una buena idea.  Resulta excepcional llegar a la excelencia en aquello para lo que no estamos especialmente dotados y, en cambio, no es tan raro llegar a ser uno de los mejores en aquello para lo que tenemos un talento natural.  ¿Dónde te parece más inteligente centrar tus esfuerzos una vez alcanzado el nivel de competencia mínima en cada ámbito?

De joven me planteé, por motivos crematísticos, el ser médico.  Gracias a Dios, tardé muy poco en darme cuenta de que ese camino podía enriquecer mi cartera pero iba a arruinar mi vida.  Cambié de rumbo, y no me arrepiento.  Se presentó la oportunidad (aunque no fue sencillo) y la aproveché.  Hoy tengo un trabajo creativo en el que puedo hacer aquello que mejor se me da, al mismo tiempo que tengo la suerte de estar arropado por un equipo de personas que son fuertes donde más débil soy yo, que disfrutan con lo que a mí me exaspera.

Si no amas lo que haces, no esperes ser excelente en eso.  Te recomiendo que te contentes con la mediocridad o que, como hobbie, te prepares y formes en aquello que te inspira.  Puede que hoy no puedas cambiar, puede que hoy te aten muchas cosas y te imposibiliten el emprender nuevas aventuras.  Pero, ¿quién sabe qué puede pasar mañana?

Estate atento y no dejes pasar la oportunidad.  Puede que tu excelencia y felicidad dependan de ello.

Anuncios

Un comentario en “Ámalo o déjalo

  1. Me encantó! estoy en eso ! también hace unos años atrás dejé mi carrera porque me di cuenta que no era lo me iba a ser feliz! Hoy en día me dedico a escribir y la verdad es lo que más me motiva hacer! Se siente muy bien hacer aquello que nuestra alma desea! Ya estoy siguiendo tu blog! un saludo! Natalin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s