La importancia del punto de vista


punto de vista

En una época en la que la mayoría tenemos tendencia a tratar de absolutizar nuestra posición, convirtiendo nuestras creencias o convicciones en verdades absolutas e indiscutibles; en estos tiempos que corren en los que nos atrincheramos en una afirmación y nos blindamos frente a los argumentos de quienes tenemos enfrente porque queremos sentirnos seguros y parte de un grupo que nos acoja y proteja, recupero el llamado de un buen amigo y maestro -José Olives Puig- quien, en su imprescindible obra La ciudad cautiva, aboga por la recuperación de la noción -típicamente humanista- de punto de vista.

Ésta, conocida como dharsana en la India, nos recuerda que la realidad puede ser mucho mayor a nuestra comprensión de la misma y que, en ese caso, sólo accedemos a ella desde nuestra limitada capacidad de entendimiento y desde nuestro punto de partida, desde nuestra posición, desde nuestra perspectiva.

Javier Melloni -otro buen maestro y amigo- suele poner un gráfico ejemplo para explicar esta misma idea: si ambos estamos en una misma sala, pero yo estoy como conferenciante sobre la tarima y tú estás escuchándome entre el público, yo tendré una visión de la sala y tú tendrás otra.  Ambas serán veraces pero parciales, incompletas.  Por ese motivo no deben ser absolutizadas ni contrapuestas.  Deben ser compartidas, atendidas y enriquecidas con la experiencia ajena para, así, acercarnos más y mejor a la realidad tal cual es, y no tal cual somos.

La realidad es una, eso puede ser cierto, pero no podemos pretender agotarla con nuestra particular aproximación a la misma.  El nuestro no es más que un punto de vista, y suele ser enriquecedor descubrir otras perspectivas.

Si nos acercamos a ellas con apertura y disponibilidad, nos aportarán muchísimo.  Si lo hacemos desde nuestro dolido ego o desde el sectarismo que antepone el prejuicio o el orgullo a la realidad, sólo cabrá el conflicto…  Conflictos como los que hoy ocupan las portadas de los periódicos y los titulares de los telediarios.

Apertura, inteligencia y amor.  Tres ingredientes que no pueden faltar en la receta de la sabiduría, del diálogo ni de la paz.  ¡Que no nos falten hoy que son tan necesarios!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s