Descubrir nuevos mundos


caminar viaje descubrimiento

 

No es extraño que, al alcanzar cierta edad, uno sueñe con todo aquello que todavía no ha conocido o logrado, con ignotas tierras lejanas todavía por explorar…  El eterno anhelo por aquello de lo que se carece, el deseo esencial del siempre más, de ir un paso más allá, de sentirse insatisfecho con lo logrado y desear alcanzar un poco más.

Nos sentimos atraídos por nuevos mundos, y a menudo nos sentimos también desgraciados porque nuestras circunstancias nos impiden iniciar nuevas aventuras vitales.  Así que nuestro deseo se constituye en fundamento de nuestra insatisfacción, como bien intuyó el Buda al tratar sobre los apegos.

Sin embargo, muchas veces el viaje en el que más descubrimos no implica recorrer un largo camino ni pisar nuevas tierras sino mirar con nuevos ojos nuestro entorno de siempre para -en él- descubrir nuevos mundos que -hasta entonces- nos habían pasado por alto.

Ése es un viaje que todos podemos hacer, un sendero de transformación que comienza y termina en nosotros mismos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s