La mejor definición de “santo”


caerse levantarse

 

Algunos, durante mucho tiempo, asociamos la idea de santidad con la de una vida angelical y mística, blanca y transparente, sin sombras ni grandes crisis interiores.  Es una visión infantil de la que vale la pena desprenderse antes de que nos haga daño.  Porque, ante semejante e inalcanzable concepto, sólo cabe la decepción.  Al menos para mí, porque acarreando mis diez mil defectos es difícil sentirme capaz de seguir semejante ejemplo.

Más cerca me siento de entender al santo como el pecador que no se cansa de luchar por levantarse tras cada caída, que asume sus flaquezas y se pone en manos de Quien tiene más fuerza que él para ayudarle a levantarse.  Estos santos sí que me motivan, porque me identifico con ellos…  Especialmente con cada una de sus caídas.  😉

En una sociedad en crisis son precisos santos, personas capaces de anteponer las necesidades ajenas al propio egoísmo e interés.  Hombres y mujeres para los demás capaces de amar y servir.  Con aciertos y equivocaciones, con muchos defectos y pecados, pero con la firme voluntad de levantarse tras cada caída.  Sólo así será posible hacer un poco más real, aquí y ahora, el Paraíso perdido, ese mundo mejor que todos -en el fondo- anhelamos.

¿Nos ponemos manos a la Gran Obra?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s