Cómo encontrar la paz interior… Y a Dios


quimmunoztraver paz interior dios centro

 

Creo que la mayoría de nosotros, en algún momento de desasosiego, se ha preguntado por el secreto para encontrar la paz interior.  ¿Cómo sosegar el corazón cuando se encuentra alterado?  ¿Cómo aquietar el pensamiento cuando sólo trae a nuestra mente ideas oscuras, negativas y tristes?  ¿Cómo encontrar la tranquilidad cuando ha desaparecido?  ¿Cómo recuperar el Paraíso Perdido?

En nuestros momentos más bajos, es fácil que nos sintamos tentados a buscar una solución rápida y sencilla: una oración de auxilio, la repetición de un mantra, un ejercicio respiratorio, la lectura de frases dulzonas y esperanzadoras o, incluso, un buen lingotazo de whisky.  Todo ayuda, pero no todo soluciona sino que -a menudo- solamente actúa como un analgésico que esconde los síntomas pero no cura el daño.

Cuenta la tradición sufí que Bayazid Bistami se vio con Dios en sus sueños y aprovechó para preguntarle -ante semejante estado de bienestar- cuál era la mejor manera de llegar a Él.  Su respuesta fue: Abandónate y ven a Mí sin ti.

Sorprendente respuesta que pone de relieve un secreto muy bien guardado: la entrada al Paraíso está protegida por un ángel que impide pasar al yo, al ego que marca una distancia -casi infinita- entre quien soy y el resto.  Para quienes entendemos a Dios como Amor, no hay nada más lejano a la naturaleza divina que el egocentrismo del yo narcisista, que sólo se mira su ombligo, desatendiendo las necesidades de todos los demás.  Un Dios Amor es para los demás, y si queremos asemejarnos a Él no tenemos más opción que desasirnos de nuestros egoísmos y falsas seguridades para vivir en salida, amando a cuanto y cuantos nos rodean, descubriendo el rostro de Dios en todos, especialmente en quienes más nos necesitan.

Por eso, me lleno de esperanza cada vez que escucho a jóvenes que no tienen una formación religiosa ni espiritual, que no creen en Dios ni en el más allá y que, pese a ello, se conmueven ante el dolor, el sufrimiento y las necesidades ajenas y dedican tiempo, dinero y esfuerzo a tratar de paliarlas en la medida de sus posibilidades.  Porque, aunque no lo sepan, están en el camino de la Paz y del Paraíso porque viven desde el Espíritu…  Aunque, como aquel buen samaritano de los evangelios, no lo sepan.  Ellos se paran, dejan correr su ego y se detienen donde son más necesarios.  Ellos son, en ese momento, las manos y el rostro de un Dios al que formalmente no conocen pero del que están mucho más cerca de lo que puedan pensar…  Y nosotros, mientras, hablando de Dios y aprisionados por nuestros egos.

Tomemos ejemplo y seamos, no me cansaré de decirlo, hombres para los demás.  Sólo así nuestro mundo alcanzará la Paz en su interior y reflejará la Belleza a la que está llamado…  A la que todos estamos convocados.

Anuncios

2 comentarios en “Cómo encontrar la paz interior… Y a Dios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s