Las Humanidades como Paideia


Una semana más, seguimos tratando de compartir esa visión de las Humanidades que entiende a éstas como un instrumento de humanización, de desarrollo personal…  Como un medio eficaz para dar a luz nuestro mejor yo.

Este enfoque humanístico consiste en convertir todo conocimiento en una fuente de crecimiento personal -no meramente intelectual- mediante su interiorización y meditación, para permitir que nos transforme, que nos eleve, que nos perfeccione.  Porque el contacto con lo excelso nos eleva, y el contacto con lo más propiamente humano, nos humaniza.

Este planteamiento es el que pone en contacto nuestra concepción de las Humanidades con la noción griega de paideia.  Ésta, en la Grecia Clásica, hacía referencia a aquella educación que le otorgaba a uno un carácter propiamente humano, haciéndole apto para la vida en sociedad al dotarlo de conocimiento y gobierno sobre sí mismo, al modo de las antiguas iniciaciones y misterios.

Fiel al sentido etimológico de educación (ex-ducere, conducir afuera o hacer salir), la paideia tenía más que ver con el dar a luz propio de la mayéutica socrática, que con la edificación o construcción de la persona…  A imagen y semejanza de su maestro.  Por eso hacía referencia a los saberes que estructuran a la persona (la gimnasia, la gramática, la retórica, la poesía, las matemáticas y la filosofía) y no a aquellos saberes particulares y enciclopédicos que atienden a problemáticas concretas pero no a lo más elevado de nuestra naturaleza.

No importa la etiqueta que le pongamos: Humanidades, Humanitates, Bildung, Paideia, Bushido, Tao-tö o Vía Regia…  Desarrollar todo nuestro potencial, dejar que germine la mejor semilla que todos llevamos dentro, dar a luz a esa estrella que todos y cada uno de nosotros somos por medio de una cultura que cultive nuestra humanidad.  Eso son, para nosotros, las Humanidades.  Y sólo poniendo el énfasis en esa más que posible metanoia, éstas recuperarán el lugar que les corresponde y podrán salir del rincón al que nuestra sociedad las está relegando.  Así nos va, y así nos seguirá yendo si no cambiamos de rumbo.  Desde aquí, seguiremos clamando en el desierto con la confianza de que cada día más gente nos oiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s