Libros imprescindibles: El filósofo interior, de Lou Marinoff y Daisaku Ikeda


Me gustan los libros de entrevistas, me fascinan, porque humanizan la reflexión intelectual, la hacen más próxima, amena y accesible.

Si además -como en este caso- quienes dialogan son dos personajes de la talla de Lou Marinoff y Daisaku Ikeda, que entienden la filosofía como arte de buen vivir, de desarrollo y perfeccionamiento personal que debe ser puesto al alcance de todos mediante unos razonamientos y un lenguaje cercanos y comprensibles, que llegan a lugares comunes desde Oriente el uno y desde Occidente el otro, la lectura de su libro se convierte en una experiencia realmente deliciosa.

A lo largo de 16 conversaciones en torno a cuestiones esenciales de nuestra existencia (las preguntas que todos nos hacemos, la importancia del agradecimiento, el despertar del maestro interior, el origen del optimismo, el propósito de la vida, el respeto, la curación de las heridas, el poder terapéutico del diálogo, el humanismo, la paz, la sabiduría, la virtud, el arte, el espíritu, la muerte…etc.) veremos desfilar ante nuestros ojos los planteamientos de sabios de todos los tiempos y latitudes (Platón, Sócrates, Epicuro, Lao Tzu, Confucio, Nichiren, Víctor Hugo, Nietzsche, R.W. Emerson, R. Tagore, Thoreau, Séneca, Toynbee, Nichiren…).

Un compendio de sabiduría al alcance de todos para repensar nuestra existencia a partir de las reflexiones compartidas de dos referentes del desarrollo personal y espiritual.

Ahí van algunas perlas para ir abriendo el apetito:

  • Una sociedad sin filosofía es como un edificio sin una firme estructura: aunque su fachada tenga ricos adornos y se vea espléndida por fuera, la construcción terminará sucumbiendo a las tormentas y los terremotos.
  • Nuestro reto consiste en arrebatar a filosofía de las manos de los teóricos puros -cuyas meditaciones son abundantes, pero de difícil aplicación práctica- y devolverla al hombre de la calle.
  • Las preguntas expanden nuestra vida
  • La capacidad de escuchar es esencial para que el preguntar no se convierta en un interrogatorio
  • El optimismo es esperanza.  No es la ausencia de sufrimiento.  No significa estar siempre felices y satisfechos, sino el convencimiento de que, aun teniendo un fracaso o una mala experiencia, uno puede cambiar las cosas a través de su intervención.
  • Cuando la mente se ilumina, la vida brilla.
  • La familia habita bajo un mismo techo, pero ya no comparte.
  • La adversidad es la prosperidad de los grandes.
  • Vana es la palabra del filósofo que no cura ningún padecimiento del hombre.
  • El que enciende una antorcha para iluminar a otros, también alumbra su propio camino.
  • El hombre se ha convertido en un instrumento de sus instrumentos.
  • La mirada bondadosa es una forma de ofrenda.
  • Sólo están vivos de verdad aquellos que dedican tiempo a la filosofía.
  • Quienes son incapaces de afrontar la muerte empobrecen su experiencia vital.
  • Ser iguales no significa ser lo mismo.
  • La filosofía, la educación y la práctica religiosa existen para que cada persona pueda elevar su condición humana a la máxima expresión, fiel a su propia identidad y a su forma de ser.
  • Los diálogos abren nuevas rutas en nuestra vida.
  • La filosofía es un viaje que suele comenzar con ideas que nos resultan familiares pero con frecuencia nos lleva a otras que nos son desconocidas.

Así sea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s