Descubrir que no sabes nada… Para empezar a aprender


No hay mayor repelente de la Sabiduría que la sensación de erudición y la falsa seguridad que ésta otorga.  ¿Qué puedes aprender cuando crees -porque de una fe se trata- que ya lo sabes todo?

La interdisciplinariedad humanística de la que ya hemos hablado en otras ocasiones tiene la ventaja de que te obliga a salir de la zona de confort que supone tu especialidad científica para adentrarte en terrenos inhóspitos en los que te sientes inquieto e inseguro porque no los conoces con tanta profundidad.  Este hecho te obliga a ser más prudente pero, al mismo tiempo, te ofrece una nueva inocencia casi infantil que te permite ver lo conocido con nuevos ojos, de un modo original y único, sin filtros previos…  Lo cual hace posible que nazcan nuevas aproximaciones e intuiciones que, sin duda, escaparían a quien ya tiene su percepción educada por los patrones de su especialidad.

Siéntete orgulloso de tu ignorancia frente a tantas y tantas cosas.  El enfrentarte a eso con las manos vacías hace posible que tomes y aprendas de ello mucho más que quien ya llega cargado con sus prejuicios y conocimientos. 

Sólo sé que no sé nada, afirmaba sin rubor Sócrates.  Y hay que ver lo que sabía…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.