El simbolismo metafísico de la hemerocallis o flor de un día


Puede que no lo supieras, pero las hemerocallis son un género de flores que abren sus pétalos al amanecer y se marchitan al anochecer…  Viven un día, ni más ni menos.

Su fugacidad no resta un ápice a su belleza, más bien al contrario.  Merece la pena observar la flor con atención porque sabes que dentro de poco habrá desaparecido.  Su impermanencia le otorga un valor añadido.

La hemerocallis nos pone en relación con nuestra propia temporalidad, con nuestra fragilidad, con la fugacidad de nuestra existencia.  La naturaleza de nuestro ser nos requiere atención y desapego, disfrutar de cada instante con gran intensidad pero sin aferrarse a un momento que, lo sabemos, desaparecerá antes de que nos demos cuenta.

También nosotros somos flores de un día, y eso no debe entristecernos sino animarnos a exprimir la vida, haciendo de cada experiencia algo cargado de sentido, convirtiendo cada acto y decisión en una palabra gritada a la eternidad.

¡Oh, hemerocallis!  ¡Enseñanos a vivir!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s