Dar tiempo al tiempo


Vivimos en una sociedad impaciente, en la que estamos acostumbrados a querer mucho y a quererlo ya.  No nos gusta esperar, carecemos de la constancia y entereza que caracterizó a la generación de nuestros padres.  Y es una pena, porque nos va a hacer falta.  Porque las cosas importantes requieren su tiempo, y el tiempo tiene sus propios tiempos.

Es preciso dar tiempo al tiempo, y eso se logra haciendo cada cosa del mejor modo posible, porque eso nos abre la puerta a un futuro con mejores perspectivas.  Las oportunidades crecen en la medida en que se van aprovechando, los grandes éxitos no suelen surgir de la noche a la mañana.

Me gusta cómo lo expresa Goethe en unos versos que descubrí gracias al imprescindible Javier Fernández Aguado.  Dice así:

 

No seremos nunca segadores

de frutos dorados y maduros

si no hemos sido sembradores

que han regado con lágrimas los surcos.

No es algo que sólo heredamos, 

este místico mundo de los hombres.

El campo de la vida que plantamos,

una cosecha de espinas o de flores.

 

Demos tiempo al tiempo…  Y que la oportunidad nos encuentre siempre trabajando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.