El peligro y oportunidad de la interculturalidad


Vivimos en un mundo en el que las distancias se han estrechado, una sociedad en la que es posible y necesario vivir y convivir con quienes antaño eran lejanos extraños.  El encuentro intercultural hoy no es una opción, es un hecho…  Con los riesgos y oportunidades que eso supone.

Porque no siempre es fácil relacionarse con el distinto, con el que ha sido educado en otros valores, con otras costumbres y con otras formas de pensar y hacerSu diferencia nos enfrenta a nuestros prejuicios y limitaciones, y eso incomoda.  Es fácil que pongamos el acento en lo que nos distancia en lugar de prestar atención a lo que nos hermana: nuestra humanidad.

Si somos capaces de convivir desde el afecto y la fraternidad no veremos esas diferencias como amenazas o afrentas sino como oportunidades de descubrir otro modo de ser persona.  Puede que mejores que el nuestro, puede que peores…  Pero, sin duda, alternativos.  Y esa ampliación de nuestro abanico de posibilidades -defienden las humanidades- es una fuente de creatividad y desarrollo personal que no podemos pasar por alto.

Hay muchas maneras de ser persona, no sólo la nuestra.  Y ampliar nuestros horizontes ensancha también nuestras futuras posibilidades.  Beber de fuentes interculturales nos hace percibir nuevos matices y sabores que fecundan y enriquecen nuestra propia cultura…  Si no tememos que ésta evolucione y se desarrolle.

Porque amar la propia tradición es un sano reconocimiento de nuestras raíces pero, si nos sentimos tan celosos protectores de las formas de ser y hacer del pasado que nos enfrentamos a todo aquello que suponga un cambio, deberíamos plantearnos si esa violencia contra lo distinto no nace de una profunda inseguridad interior que requiere de firmes fundamentos estructurales para evitar que nuestra personalidad se venga abajo.

Puede que el encuentro con el otro sea un espejo de esa parte de nuestro interior que no siempre somos capaces de percibir.  ¿Vivimos lo distinto con miedo o con curiosidad?  ¿Como un peligro o como una oportunidad?

Os propongo descubrir en la interculturalidad otras formas de ser humano capaces de enriquecer nuestra propia humanidad al poner de relieve las luces y sombras de nuestro modo de ser y hacer.

Anuncios

2 comentarios en “El peligro y oportunidad de la interculturalidad

  1. Hola, trabajo para una escuela. Solicito su autorización para usar este texto como base de un articulo que exprese la uno de los rasgos escenciales de la filosofía de nuestra escuela.
    Es en verdad un texto de lo más importante a difundir.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s