Si quieres ganar, debes soñar


Vivimos rodeados de asesinos de ilusiones que en nombre de la madurez nos piden que enterremos nuestros sueños y que pongamos freno a nuestra imaginación.  Estos hombres grises, secos por dentro aunque bien cubiertos por fuera, olvidan que si el ser humano hubiera seguido su consejo desde el principio de los tiempos, todavía seguiríamos como entonces, persiguiendo fieras salvajes y viviendo en cavernas.

Porque son los sueños -especialmente los más sorprendentes- los que hacen posible lo inexistente.  Los sueños crean porque son profetas de lo que está por venir y ponen en marcha la inteligencia práctica -y los secretos hilos del universo- para hacer realidad lo que se ha intuido.  Si no soñamos, no cambiamos.  Si no soñamos, nos estancamos.  Y, como el agua estancada, nos pudrimos y apestamos.

Es preciso soñar para cambiar.  Los grandes cambios han venido de la mano de grandes soñadores, no de grandes técnicos.  La meta es el sueño, y es cada paso hacia él lo que debe hacerse con cabeza.  Con la propia y con la de otros, contagiándoles tu mismo sueño y animándoles a poner lo mejor de sí mismos para hacerlo realidad.

Soñar no siempre conduce al éxito.  Pero créeme: no hay éxito sin sueños.

Soñemos,

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s