El transhumanismo como fuente de reflexión humanística


Ayer empecé a leer un libro que hace meses que guardaba en la estantería, esperando a que llegara su turno: ¿Humanos o posthumanos?  Singularidad tecnológica y mejoramiento humano, de Albert Cortina y Miquel-Àngel Serra, publicado por Fragmenta Editorial.

Para quien todavía no haya oído hablar de transhumanismo, ahí va la definición de wikipedia para que vaya abriendo boca:

El transhumanismo (abreviado como H+ o h+) es un movimiento cultural e intelectual internacional que tiene como objetivo final transformar la condición humana mediante el desarrollo y fabricación de tecnología ampliamente disponibles, que mejoren las capacidades humanas, tanto a nivel físico como psicológico o intelectual.1​ Los pensadores transhumanistas estudian los posibles beneficios y peligros de las nuevas tecnologías que podrían superar las limitaciones humanas fundamentales, como también la tecnoética adecuada a la hora de desarrollar y usar esas tecnologías.2​ Estos especulan sosteniendo que los seres humanos pueden llegar a ser capaces de transformarse en seres con extensas capacidades, merecedores de la etiqueta “posthumano“.

Puede que a los más mayores les suene a ciencia ficción, pero no lo es.  Es un tema que está encima de la mesa y que no podemos ocultarlo bajo el mantel.  Albert Cortina y Miquel-Àngel Serra, a través de La Vanguardia, pusieron en marcha un debate público de altura que hizo manifestarse al respecto a 213 personalidades sociales y académicas…  Lo cual pone de manifiesto la importancia de una cuestión que ha justificado la edición de esos debates en forma de libro.

Hablar sobre transhumanismo no es sólo hablar de habilidades especiales, de terapias increíbles, de inteligencia expandida o de inmortalidad.  Es plantearse qué es el ser humano y si esa integración con la tecnología nos va a hacer más o menos humanos, más o menos personas, más o menos libres y más o menos felices.  Es preguntarse si la caducidad, la enfermedad, el cansancio o las limitaciones propias de nuestro modo de ser tienen alguna función o están ahí para ser superadas por nuestra inteligencia.  Es reflexionar sobre si esa evolución tecnológica va a llegar a todos o se va a reservar a las manos de unos pocos posthumanos que se convertirán en dueños y señores -tiranos- de los seres humanos “no evolucionados”.

Sé que las 500 páginas que componen este libro me plantearán dudas, arrojarán luces y sombras y -puede- me generarán ciertas inquietudes.  Así debe ser cuando uno se enfrenta a un debate de altura sobre una cuestión de semejante trascendencia.  No podemos posicionarnos en base a prejuicios o a planteamientos que sólo conocemos de oídas.

Tampoco nos perdamos en la vertiente tecnológica de la cuestión.  Recordemos que el tema de fondo es el ser humano y que, por tanto, nos encontramos ante un debate humanístico en el que todos tenemos mucho que pensar y que decir.  Vivimos un momento histórico y debemos actuar con cabeza…  Si no queremos partirnos la crisma…  Y el alma.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s