El rincón de Panikkar V


Seguimos con citas de Panikkar, hoy con la de una de sus obras más olvidadas porque corresponde a sus años de sacerdote en el Opus Dei…  Y que, justamente por eso, me sorprende por su forma y fondo:  Humanismo y Cruz, editado por Rialp en 1963.

Le dedicaré algunas semanas, porque estoy convencido de que sorprenderá a más de uno:

El hombre actual se siente lanzado, arrojado a este mundo; mundo que se le escapa, que le angustia y que, a pesar de haber sido descubierto en sus leyes particulares -como lo prueban las maravillosas producciones de la técnica-, le domina en su ritmo general, en su orden cósmico, y se burla de él, haciendo que los mismos productos de la civilización sirvan para destruirlo (materialmente incluso) y labrar más honda todavía su infelicidad.

(…)  La Filosofía quiere salvar al hombre, no porque el hombre sin Filosofía se hunda -no pretendía antes la Filosofía asumir tal misión-, sino porque sencillamente se hunde.  Y el hombre perece porque ha perdido la fe.  Y como el hombre sin fe naufraga, quiere la Filosofía sustituirla, quiere ser un sucedáneo de la Religión.  Ahí está la aparente grandeza y la real tragedia de la Filosofía actual.

(…)  La Filosofía es a todas luces insuficiente.  Abarca teóricamente todo el campo del saber, como ciencia de las últimas causas y del ser en su totalidad, pero es un hecho que la Filosofía, tal como se la entiende en Occidente, no hace al hombre ni más feliz ni mejor; es un hecho que los filósofos que han visto con gran sutileza el fondo de los problemas humanos no han realizado la síntesis personal de su vida, la concordancia de su saber con su hacer, lo que demuestra que no tenían unificado todo su ser, que su saber no había influido de una manera decisiva en su ser.

(…) El mal de la época actual nos parece poder ser caracterizado por la falta de síntesis -y tal vez, además, por no echarla conscientemente de menos-; una síntesis que unifique -sin uniformarla- toda la vida humana, que abarque al hombre en su totalidad, que lo haga santo y sabio, fuerte y humilde, que dé un sentido de unidad a todas las ciencias y un fin último a todas las acciones, que alcance la paz para el hombre, paz a su inquietud científica -que no significa ni reposo ni solución de todos los problemas-, paz a sus ansias de superación, paz a sus anhelos de felicidad y paz incluso a los hombres entre sí.  Síntesis que no desprecie el menor átomo humano, pero que lo coloque en su sitio con visión de conjunto y misión particular.

(…) No debe el hombre colocar las cosas a su antojo, sino en el sitio que cada una de ellas exige.  Síntesis significa colocación ordenada.  Toda la cuestión estribará, por tanto, en buscar este orden cósmico, según el cual todo debe ser colocado.  Orden que no es una ligazón externa, coartadora de la libertad de los seres, sino el máximo exponente de su perfección y, por ende, de su libertad.  Ordenación que en otra parte hemos denominado ontonomía.

(…)  Dios, caso de existir, debe ser el origen de la totalidad del universo y quien le confiera un sentido, es decir, un orden.  El orden cósmico que se citaba, no es otro que el sentido que ha dado Dios al mundo.

(…) La Filosofía podrá hacer al hombre sabio, la Religión lo podrá hacer santo; falta verificar la unión, hacer la síntesis entre estos dos valores.

Ya tenemos materia más que suficiente, no sólo para meditar este domingo, sino para reflexionar toda la semana…  O toda una vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.