La hermenéutica simbólica como vía espiritual


Hay quienes creemos que el mundo -y la existencia en general- no es un sinsentido, sino la manifestación de una Inteligencia que sabe lo que hace y que se muestra y expresa a través de cada uno de los elementos de su “creación”.

Nuestro lenguaje está formado por palabras y gestos, el Suyo por realidades que reflejan su Ser, que ponen de manifiesto las relaciones existentes en su discurso, que nos llevan de lo visible a lo Invisible, de la obra al Autor.

Pero el lenguaje -la interpretación del lenguaje- requiere de una cierta sintonía y conocimientos.  Nadie comprende una lengua que nunca ha escuchado o estudiado.  También el lenguaje simbólico requiere de una interpretación, de una hermenéutica.  Pero ésta tiene una característica especial, y es que todos tenemos -consciente o inconscientemente- una relación interior con ese Espíritu, Fuente, Inteligencia o Vida que pretende hablarnos.  Tenemos una chispa divina en nuestro interior que es capaz de iluminarnos.

Este simple hecho -nuestra constitución antropológica trascendente- tiene dos consecuencias importantes: la primera, que hay personas con una interioridad muy desarrollada que parecen especialmente dotadas para interpretar simbólicamente cuanto las rodea, transitando de lo visible a lo invisible con inusitada facilidad y sin esfuerzo de aprendizaje alguno.  La segunda, que si dedicamos tiempo y esfuerzo a la práctica de la hermenéutica simbólica, no sólo alcanzaremos un mayor y más amplio conocimiento de cuanto nos rodea sino que podremos acceder a otros grados de realidad que hoy están vetados para nosotros y que nos llevarán a vivir de un modo distinto y mucho más “trascendente”.

Por tanto, y a modo de resumen, podemos decir que la experiencia espiritual desarrolla la hermenéutica simbólica pero que ésta, también, es un medio de desarrollo espiritual…  Como han descubierto y defendido distintas religiones e instituciones iniciáticas entre las que, en esta materia, debemos destacar a la masonería y su dedicación a la simbólica.  Así pues, podemos concluir afirmando que la hermenéutica simbólica es una vía de desarrollo espiritual de doble sentido, que aumenta tanto nuestra comprensión y vivencia de lo invisible como amplia y dota de perspectiva y profundidad a nuestra experiencia cotidiana de vivir.

Merece la pena dedicar un tiempo a la interioridad a través de la hermenéutica simbólica, y desde este blog trataremos de dotarte -en las próximas semanas- de algunas claves para facilitarte el acceso a esta vía espiritual e iniciática que -durante siglos- ha sido reservada a unos pocos elegidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.