La enajenación como elección


Sé que no es sencillo encontrar el tiempo -ni las ganas- para dedicarse a reflexionar en torno a quienes somos, qué es la vida y qué debemos hacer con ella.  Aunque a través de las meditaciones diarias de este blog tratemos día a día de acompañarte en este viaje más allá de la superficialidad, lo cierto es que hay quienes se sienten mucho más cómodos surfeando por la vida que zambulléndose en sus aguas para descubrir qué ocultan.  A ese modo superficial, externo e irreflexivo de existencia es a lo que aquí denomino enajenación.

Y esa enajenación, como reza el título, es una elección…  Aunque haya quien intente venderlo como una posición neutra.  No hay neutralidad alguna en decidirse a vivir sin penetrar en el núcleo de la existencia, cerrando los ojos a una realidad que está ahí pero que nos atemoriza porque nos supera.

La falta de meditación metafísica -la suspensión de nuestros juicios de valor- es una elección que nos conduce a una vida regida por los automatismos de las leyes naturales, o por la voluntad de ésos que rigen las sociedades y los mercados. 

La acción sin una profunda reflexión previa ya implica una elección metafísica.  Porque toda actuación depende de unas ideas, sean éstas conscientes o inconscientes, e implica un modo concreto de hacer las cosas -y de posicionarse ante el mundo y la vida- que prioriza unos fines u otros, el respeto por unos valores u otros.

Y es en este sentido que podemos afirmar, con rotundidad, que la enajenación es una elección, una renuncia a lo más elevado de nuestra humanidad: la Libertad que se enraíza en la Verdad.

Podemos elegir vivir en la enajenación.  Somos libres para hacerlo.  Pero el precio de esa elección es la pérdida de nuestra humanidad, nuestra conversión en esclavos de las circunstancias…  Siendo nosotros mismos quienes nos ponemos los grilletes.  Una triste elección a mi modo de ver.

Anuncios

Un comentario en “La enajenación como elección

  1. Buenos días,
    Estoy muy de acuerdo con su reflexión. Cuando eliges no vivir basando cada decisión en la razón moral, pierdes la libertad, que es la razón de ser de las personas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s