Escuchar en silencio


Lo que voy a decir va a parecer una obviedad, pero te aseguro que no lo es: cuando estés escuchando a otra persona, hazlo desde el Silencio.  Sólo así podrá manifestarse su Palabra.

Evidente, ¿no?  Pues no.  ¿Cuántas veces escuchamos al otro sin acallar nuestro constante parlotear interior?  ¿Cuántas veces no estamos tan atentos a lo que nos están diciendo como a lo que vamos a responder a continuación?  ¿Cuántas veces hemos malinterpretado lo que nos estaban diciendo porque hemos introducido en su explicación palabras y expresiones que nuestro interlocutor no ha pronunciado sino que han surgido de los ecos de nuestra cabeza?

Y aún peor e insoportable, al menos para algunos: ¿cuántas veces hemos intentado terminar las frases de nuestro compañero de charla mientras él está tratando de explicarnos algo?  ¡Es algo que no sufro y que a veces me descubro haciendo!  ¡Para pegarme dos tortas!  Una clara muestra de una mala escucha, de falta de atención y de la inconsciente certeza de que ya sabes lo que te van a decir.  Así que, ¿para qué escuchar?

Callar mientras se escucha.  Algo tan simple, tan difícil y tan necesario es capaz de cambiarlo todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s