El rincón de Panikkar VII


Todo el revuelo que se ha organizado en torno a la supuesta negación de la existencia del infierno por parte del Papa Francisco (o de una visión muy concreta del infierno) durante su última entrevista con Scalfari, me ha llevado a pensar en recuperar un interesante texto de Panikkar sobre el mismo tema:

El mal existe, y existe tanto que es preciso reconocer la importancia de un dogma muy impopular: el infierno.

(…)  El infierno no es otra cosa que el símbolo más potente de nuestra responsabilidad, de nuestra unicidad y de nuestra libertad.  Usted es único.  Si no cumple el papel que se le ha adjudicado, eso a lo que ha estado llamado (digamos, en términos cristianos, su vocación), o también, si preferimos expresarlo en un lenguaje metafísico, si no se comporta según la verdad de su ser, quedará una grieta en el cosmos, un agujero en el universo entero, y eso para siempre.  Nadie le reemplazará; ningún otro hará lo que usted habrá dejado de hacer, esto es, realizar su ser.  Quedará un vacío por siempre, una cosa ‘no hecha’.  Este agujero es el infierno.

Mi responsabilidad es tal, que puedo dejar perder mi existencia, pasar por el lado.  En este punto puede servirnos de ayuda el pensamiento filosófico; por eso he citado en tantas ocasiones a este gran místico, Tomás de Aquino: ‘Peccatores in quantum peccatores non sunt’, ‘Los pecadores, en cuanto pecadores, no son’.

(…)  Otra metáfora: el infierno es un aborto cósmico.  Nosotros no hemos nacido a la vida verdadera, somos unos no-natos a la vida auténtica del ser humano, que es vida divina.  No se trata de hablar de la tortura por fuego; esto obedece al imaginario iconográfico.  El infierno es, de hecho, esta posibilidad absolutamente real que tenemos de no nacer a la vida verdadera.  Hay una leyenda muy hermosa de la Iglesia rusa según la cual el hombre conoce tres nacimientos: el primero dura nueve meses, en el seno de su madre; el segundo dura X años, en el seno de la madre tierra; el tercero es eterno, en el seno de Dios.

Panikkar, Entre Déu i el Cosmos.  Una visió a-dualista de la realitat   Pagès Editors,  Lleida,  2006  pp. 97-99

A menudo los dolores del parto nos asustan y nos retraen, pero sin ellos no es posible el nacimiento.  ¿Estamos dispuestos a hacer de esta vida en el seno de la tierra un camino fecundo que nos lleve a vivir -ya aquí y para siempre- en el seno de Dios?

Anuncios

2 comentarios en “El rincón de Panikkar VII

  1. Maravilloso texto de Panikkar, hay un vídeo donde lo escuché comentar sobre este hueco que dejamos en la realidad si no desplegamos nuestro potencial, siempre lo recuerdo, me impactó mucho, gracias por acercarnos la cita.
    Y aprovecho para agradecerte nuevamente de todo corazón por hacer posible que recibamos, quienes estamos lejos, la clase de José Olives Puig, tamaño tesoro!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.