Expatriados de nosotros mismos


Vivimos en movimiento, en un cambio constante, en un viaje que no siempre sabemos a dónde nos lleva.  Siguiendo a Píndaro, me gusta pensar que nos encaminamos hacia nosotros mismos, que nuestra búsqueda y caminar nos conduce al centro de nuestro Ser, a nuestra más pura esencia.  A ésa que hemos olvidado hipnotizados por las diez mil cosas que nos rodean, nos atan y nos hipnotizan…  Volviéndonos ausentes de nosotros mismos.

El mejor destino es regresar a nuestro hogar, recorrer el camino que nos lleva a nosotros mismos.  Y, en este sentido, no hay mejor nombre que nos defina que el de expatriados, porque hemos escapado de nuestra tierra y -lo sepamos o no- sentimos su llamada desde lo más profundo de nuestras entrañas.

Expatriados somos, ausentes de nuestro mundo y de nuestro hogar, y debemos volver a casa para encontrar la felicidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s