Somos gota, pero también Mar


De vuelta ya a mis paisajes de playa, el paseo de esta mañana me ha recordado a Raimon Panikkar y su tradicional reflexión en torno a si somos la gota, o el agua de la gota.

Contemplando la imagen que comparto en este vídeo, pensaba en que si descendemos por la escalera de la interioridad, terminamos zambulléndonos en un mar que -lejos de devorarnos- nos enfrenta a nuestra doble naturaleza: somos la gota de agua que llega al Mar (con todas sus limitaciones y determinaciones personales) pero podemos ser gota porque somos agua, porque nuestra naturaleza tiene algo de Mar.

Divina reflexión para degustar mecido por el suave y agradable vaivén de las olas, que parece que nos mantienen -como la vida- en un constante ir y venir hacia ese océano insondable que en silencio -y en el silencio- nos llama.

No dejemos de escuchar su susurro, np nos dejemos llevar por cantos de sirena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.