Adiós vacaciones… ¿Hola depresión?


Han terminado ya las vacaciones para la mayoría de nosotros. Hemos vuelto a casa, hemos deshecho las maletas y nos disponemos a retomar nuestra vida, nuestra rutina cotidiana. Algunos lo haremos con ilusión y renovadas energías, pero otros -tal vez- acusaremos el síndrome post-vacacional, esa especie de depresión que nos asola tras la paz, el sosiego, la alegría y la diversión de esa “otra vida” que nos permitimos tener cuando no estamos obligados a fichar en el trabajo.

La duda que hoy me planteo es si es posible que nos deprimamos porque, en realidad, ésta que llamamos “nuestra vida” no es tal, no es la que debería ser… Sino la que por rutina y dejadez hemos dejado que se vaya edificando sola.
No tiene sentido que nuestra vida nos deprima, salvo que no tenga ninguna gracia. Y muy pocos de nosotros hemos tenido la mala fortuna -o la mala cabeza- de tener una existencia en la que no haya nada por lo que luchar, nada que nos motive, nada que nos mantenga on fire.

Si tenemos síndrome post-vacacional -lamento añadir una piedra a tu zurrón- tenemos parte de culpa en nuestro pesar, porque no hemos sido capaces de construirnos un proyecto de vida que nos haga suficientemente felices. Tal vez hemos pasado por alto uno de los cuatro pilares que nos ayudan a mantenernos en equilibrio: amor-amistad, trabajo, cultura y espiritualidad.

Si te sientes bajo de moral por tener que volver a tu día a día, te animo a formularte un objetivo en cada una de estas áreas y a luchar, hasta las próximas vacaciones, por conseguirlo. Pueden ser cosas pequeñas como quedar una vez al mes con un amigo al que haga años que no ves, o pasear una vez por semana con tu pareja, o echarle una partida a las cartas -o al Fornite- a alguno de tus hijos, o ver qué se te da mejor de tu trabajo y tratar de formarte aun más en esa materia para ser realmente excepcional, o leer un buen libro al mes, o ir de vez en cuando a una conferencia inspiradora, o a una obra de teatro, o dedicar un rato cada día a meditar, orar o -simplemente- respirar de un modo relajado, profundo y consciente. Te sorprenderá lo mucho que cambia tu tono vital con unas prácticas tan simples, ya lo verás.

Los problemas no desaparecerán, claro que no. Todos tenemos problemas, todos, aunque es cierto que algunos los tienen más profundos y más abundantes que otros. Sin embargo, no son los problemas los que nos deprimen, sino nuestro modo de interiorizarlos, nuestra forma de encajarlos en nuestro proyecto vital. Lo he visto mil veces: personas con un pequeño problema (que más bien es una incomodidad) absolutamente abatidos por su mala suerte, y personas con un problemón -como puede ser la enfermedad incurable de un hijo- que mantienen la alegría y la ilusión porque han decidido hacer del tiempo que les queda juntos una auténtica delicia que se fije en su memoria para que -pese a su partida- nunca se dé el olvido.

Insisto, una vida feliz es una vida con un proyecto. La vida -abandonada a su suerte- sin que nosotros tomemos el timón y manejemos las velas, es un barco con un mal piloto automático que va a la deriva y termina casi siempre en naufragio.

Atiende a los cuatro pilares de un proyecto de vida equilibrada (amor-amistad, trabajo, cultura y espiritualidad) y verás como disfrutarás tanto de tu vida como de tus vacaciones. Sólo así tendrás la misma sonrisa al decir “me voy de vacaciones” que cuando des los buenos días el primer día de vuelta al trabajo.

Pruébalo, y en un año lo hablamos. Ansioso estoy porque llegue el momento y poder disfrutar de la expresión de felicidad de tu rostro. No dudo que te encontraré con un nuevo brillo en tu mirada y que, si hay alguna lágrima… Será de alegría.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.