La Virgen de la Merced como icono de la liberación de toda cautividad


Como pudísteis observar quienes me leéis habitualmente, ayer me tome fiesta del blog. ¿La causa? Se celebraba la festividad de la Merced (la Mercè) copatrona de Barcelona y fiesta grande en la ciudad. Aunque trabajé, el colegio de mis hijos estaba cerrado, así que mi rutina diaria fue más similar a la del fin de semana… Y por eso os dejé sin post. 😉

Pero no quería dejar pasar la ocasión de compartir una breve reflexión sobre esta invocación de la Virgen y sobre la desconocida orden de los Mercedarios.

No es preciso ser católico para sacar provecho de la misma, porque nos vincula con lo mejor -y más divino- del ser humano… Como sucede con la reflexión en torno a los boddhisatvas para quienes no son budistas.

Me explico: cuenta la tradición que la Virgen de la Merced -o de la Misericordia- se apareció el 1 de agosto de 1218 a Pedro Nolasco (quien sería fundador de la Orden de los Mercedarios), a Jaime I de Aragón y a Raimundo de Peñafort. Tres apariciones por separado para una musma petición: la constitución de una nueva orden con el carisma de redimir a los cautivos.

Hay que recordar que estamos en la época en que las guerras entre cristianos y musulmanes daban lugar al constante encarcelamiento de los prisioneros de uno y otro bando. Algunos presos eran capaces de soportar el cautiverio… Otros no. Los mercedarios se encargaban de intentar liberarlos, incluso cambiándose por ellos en más de una ocasión. Eso es misericordia, y lo demás son historias.

Los mercedarios, con el paso del tiempo y la desaparición de la esclavitud, tuvieron que recrearse adaptando su carisma a los nuevos tiempos: hoy siguen preocupándose por liberar a los cautivos de las nuevas esclavitudes, de esas cadenas -en ocasiones invisibles- que nos impiden ser nosotros mismos, viviendo con paz y alegría.

Ayer me dediqué a meditar sobre cuáles son las esclavitudes que me atan, y si sobre si estoy poniendo mi grano de arena para liberar a los cautivos que hay a mi alrededor. Te animo a hacer lo mismo.

A mí me sorprendió dónde me llevaron mis reflexiones, ya me dirás dónde te llevan las tuyas.

Te deseo un buen martes… En libertad.

Anuncios

2 comentarios en “La Virgen de la Merced como icono de la liberación de toda cautividad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.