Soledades


Hay soledades que anhelo, como la del tranquilo banco a la orilla del mar que me permite ir y venir -como las olas- al sancta sanctorum que se oculta en lo más profundo de mi alma.

Hay soledades que temo, como la del moribundo que, en una fría cama de hospital, espera a la parca sin más compañía que la de la ausencia de quienes en su día le quisieron.

Hay soledades que me repelen, como la del que -estando rodeado de gente- no encuentra a quien le socorra cuando lo necesita.

¿Somos creadores de soledades o nos retiramos para beber de ese silencio que nos alimenta y nos da la fuerza necesaria para regalar una palabra cargada de humanidad, sentido y amor?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.